Los Cambios en los Ancianos

La vida es un viaje, llena de etapas y cambios. Sobretodo en las primeras fases es donde los cambios son más palpables. Pasamos de la niñez a la etapa adulta en poco más de 10 años. Sin embargo, en la vejez también se sufren muchos cambios, que a veces pasan desapercibidos por la sociedad en general.

Estos cambios biológicos, psíquicos y sociales que se producen en los individuos a lo largo del proceso de envejecimiento, influyen de forma directa en la resolución de las necesidades del anciano, condicionando su satisfacción la dependencia o independencia.

Por lo tanto, tenemos que actuar para que esta satisfacción sea lo más grande posible. Dichas actuaciones dependerán en función de cada necesidad, en las que se tendrán en cuenta 3 preguntas clave:

  • Qué puede hacer o qué hace la persona mayor?
  • Qué quieres hacer?
  • Qué se le permite hacer?

Los Cambios en los Ancianos

Actualmente, existen muchos modelos que definen un numero determinado de necesidades, entre los más utilizados están:

  • Pirámide de necesidades de Maslow
  • Modelo de las 14 necesidades de Virgínia Henderson

En esta ocasión nos centraremos en la Pirámide de necesidades de Maslow y en el próximo artículo haremos lo correspondiente con el de las 14 necesidades, ya que es muy importante que sea explicado con detalle.

 

La Pirámide de Maslow

Es una pirámide compuesta por 5 niveles. En su parte inferior, se encuentran los aspectos más básicos para satisfacer nuestras necesidades vitales. A medida que vamos subiendo hasta la parte superior, nos encontramos con necesidades más superfluas.

Los Cambios en los Ancianos Como podemos ver, el nivel más inferior aglomera los aspectos fisiológicos de la persona, como el simple hecho de respirar, alimentarse o descansar. Si no se cumple este nivel, la vida de la persona se hace imposible.

En segundo lugar tenemos la seguridad. En este caso, nos encontramos aspectos como la seguridad física, de empleo, de recursos o salud, por ejemplo. A pesar de ser importante, si por algún motivo no se cumplen algunos de los aspectos citados, no impide que la vida de la persona se desarrolle con normalidad.

A continuación sigue el nivel denominado “Afiliación” en la cual nos encontramos con la amistad, afecto o intimidad sexual. Como se puede apreciar, entre el nivel anterior y este ya hemos pasado de tener en cuenta aspectos físicos a aspectos emocionales o psíquicos.

Seguidamente, aparece el “Reconocimiento”, donde engloba el autoreconocimiento, confianza, respecto o éxito.

Y como último escalafón de la pirámide nos encontramos con la “Autorealización” en la cual podemos encontrar aspectos como la creatividad, espontaneidad, resolución de problemas, etc. Aspectos importantes en la vida, pero que, sin embargo, en caso de ausencia de estos, no impide el desarrollo de la vida.

En el próximo artículo veremos con detalle el Modelo de las 14 necesidades de Virgínia Henderson.

 

Futuro Sanitario de Pilar Lopez Guirao

www.futurosanitario.com

info@futurosanitario.com

 

 

Comparte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *